sábado, 27 de febrero de 2010


EDITORIAL

Trinchera. (Del italiano. Trincera) f. Zanja defensiva que permite disparar a cubierto del enemigo.
En vista de que en los medios informativos de nuestra región no encontramos una verdadera línea de expresión cultural, ya que la mayoría se preocupa única y exclusivamente en la promoción publicitaria, o bien; tienden a expresar una serie de opiniones, mejor dicho, de apreciaciones personales con un corte enteramente parcial, que en el peor de los casos tiende a representar un simulacro de crítica y análisis digno de una fantasía salida de la pluma de J.R Tolkien o C.S Lewis.

Las personas que integramos este medio reconocemos que existe una profunda crisis en los medios de expresión que operan en nuestra entidad, y los cuales de manera por demás lamentable, han ido permeando en la sociedad. Creando así un monomercado, una monocultura que por su estructura improductiva, reprime, paraliza, destruye, y por añadidura no sirve para crear sino para destruir.

Estando conscientes de que el cambio mas profundo que se opera en las conciencia es proporcionado por la cultura.

Nuestro grupo es la corporización militante de una actitud, con principios y con ideales revolucionarios, (ser revolucionario consiste en producir una alteración en las ideas, una transformación).

Es la corporización de una voz que surge de los socavones del hartazgo, y a la luz de la devastación ejercida sobre la vida y cultura actual.

Estamos en contra del estancamiento y del completo estado de indolencia de nuestras instituciones, de la actitud petulante y acomodaticia de los medios de comunicación, de la incapacidad de los que ya encumbrados se convirtieron en cobardes oportunistas, en ejecutores sumisos.

Estamos en oposición de la unipersonal aristocracia intelectual, y de la ovejuna pasividad de un sector de la sociedad que timorata y conformista los solapa.

De manera tal, perpetrados en nuestra trinchera, estamos con la firme convicción de constituir el portavoz, la tribuna y el índice. Para así conformar ese doble vinculo con la sociedad.

El de la colaboración artística y el de la corresponsabilidad pública.


Tags: editorial, la trinchera, ejemplar 4, enero, febrero

Publicado por la_trinchera @ 14:23  | La trinchera No. 4
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios